lunes, 10 de octubre de 2011

Take deep breath


Se dio vuelta y la miró.
Ella descansaba a su lado, con los ojos bien abiertos mirando al techo.
Le preguntó cómo estaba... No respondió, pero cerró los ojos por un momento, luego se giró y se quedó mirándolo. Recorrió cada uno de sus rasgos con la mirada, tenía ganas de tocarlo, pero no lo hizo.
Él suspiró.
Los dos se miraban, solamente.
La situación podría haber sido incómoda, pero se conocían bastante.
Él volvió a suspirar y ella cerró sus ojos nuevamente.
Al ver que no le respondía se sentó en la cama.
Después de unos segundos, ella volvió a su posición inicial y continuó mirando el techo.
Le dirigió otra mirada y se calzó los zapatos.
Cuando terminó, se paró y la miro nuevamente.
Quería besarla pero ella parecía ida.
Entonces le dijo -Chau, Anto- le besó en la frente y se fue pensando en ella.

Cuando escuchó que la puerta se cerró, se volvió a girar mirando donde había estado acostado él, y no pudo evitar que se le escapara una lagrima.
 

Blog Template by YummyLolly.com